Cuando se firma un contrato de alquiler, el inquilino siempre entrega al propietario una fianza que será de una mensualidad para los alquileres de vivienda y de dos mensualidades para los alquileres de locales.

En el momento de resolver el contrato, es cuando pueden surgir problemas con el propietario sobre la devolución de la fianza, por lo que es conveniente que el día de la entrega de llaves se firme un documento donde el propietario manifieste su conformidad con el estado en el que se le entrega la vivienda o, en caso contrario, en el que se especifique si hay algún tipo de desperfecto que no estaba antes de la firma del contrato de alquiler.

Tras la entrega de llaves, el arrendador dispone de un plazo de 30 días para devolver la fianza y el incumplimiento de este plazo, supone la obligación de pago de un interés legal.

Si el casero nos comunica su decisión de no devolvernos la fianza o hace caso omiso a nuestras reclamaciones, lo más recomendable es enviarle una reclamación fehaciente por medio de burofax.

Si a pesar de esta reclamación formal, nuestro casero sigue sin devolveros la fianza, el siguiente paso es presentar una demanda de reclamación de cantidad ante los Juzgados civiles del lugar donde se encuentra ubicado el inmueble alquilado.

Si se encuentra en esta situación, no dude en contactar con nosotros y le ayudaremos a recuperar su dinero.