Durante los últimos años, el precio de los alquileres se ha visto incrementado, lo que ha provocado un aumento de los impagos de las rentas por parte de los inquilinos.

Ante este tipo de situaciones, lo mejor es dialogar con el inquilino para intentar llegar a una solución lo más beneficiosa posible para las dos partes, como puede ser el fraccionamiento de las cantidades debidas en las siguientes mensualidades o la renuncia del propietario a estas cantidades, a cambio del abandono de la vivienda lo antes posible.

No obstante, el diálogo con el inquilino no siempre es una opción viable. Por este motivo, lo más conveniente es efectuar una reclamación formal por medio de burofax a la vivienda arrendada, a fin de dejar constancia de las cantidades adeudadas hasta ese momento, concediendo al inquilino un plazo de tiempo para que efectúe el pago.

Si el pago no se efectuara, esta reclamación formal no habrá sido en vano. Con este burofax, el propietario podrá presentar una demanda de desahucio y reclamación de rentas debidas, acreditando ante el Juzgado que se ha intentado llegar a una solución extrajudicial con el inquilino.

Asimismo, dicha reclamación fehaciente evitará que el inquilino pueda enervar la acción, es decir, consignar las cantidades debidas en el Juzgado y paralizar el procedimiento de desahucio, continuando con el alquiler.

Para este tipo de procedimientos civiles, es necesaria la intervención de un abogado y procurador por lo que, si te encuentras en esta situación, no dudes en contactar con nosotros y te ayudaremos a recuperar tu vivienda.

 

 

 

Lourdes Cuervo

Author Lourdes Cuervo

More posts by Lourdes Cuervo

Leave a Reply