El fallecimiento de un familiar siempre es una situación muy dolorosa que habitualmente viene acompañada de una serie de incertidumbres acerca de las gestiones legales que deben efectuarse para tramitar la herencia.

En este sentido, es importante destacar que únicamente disponemos de un plazo de 6 meses desde el momento del fallecimiento para efectuar dichas gestiones. No obstante, existe la posibilidad de solicitar una prórroga por 6 meses más siempre que ésta sea solicitada antes de que transcurran los primeros 5 meses.

El primer paso es solicitar el certificado de defunción. Este trámite es gratuito y pueden solicitarse hasta tres ejemplares en el Registro Civil del lugar donde haya fallecido esta persona.

Tras esto y siempre que hayan transcurrido quince días desde la defunción, deberemos solicitar el certificado de últimas voluntades y contratos de seguros de cobertura de fallecimiento en el Registro de Actos de Última Voluntad del Ministerio de Justicia, cumplimentando un formulario y abonando las correspondientes tasas. Este certificado nos permitirá saber si el difunto otorgó testamento y si estaba asegurado en alguna entidad con un seguro de vida o de accidentes con cobertura de fallecimiento.

A partir de aquí, toda la herencia dependerá de si esta persona hizo testamento o no.

Lo más recomendable siempre es estar asesorado por un abogado especialista en herencias para que nos aconseje sobre las cuestiones fiscales que conlleva incorporar en nuestro patrimonio los bienes heredados, evitar sanciones si no cumplimos con los plazos establecidos por la ley o ser informados sobre las diferentes formas de tramitar dicha herencia, ya que no siempre es necesario tramitarlo ante notario.

Si ha sufrido la perdida de algún familiar, no dude en llamarnos y nosotros nos encargaremos de todas las gestiones necesarias en estos momentos tan dolorosos.

Lourdes Cuervo

Author Lourdes Cuervo

More posts by Lourdes Cuervo

Leave a Reply